Mujeres de Fe (parte  1 – Sara)
Pastor Maria Gracia

En Hebreos 11 , la sala de la fama de la fe , están plasmados los llamados : “Heroes de la Fe” allí podemos contar 15 hombres y solo 2 mujeres, este pasaje sobre la fe sobrenatural de estos , nos retan a creerle a Dios mas allá de lo que nuestra mente humana puede entender.

¿Qué hicieron estas dos mujeres que están nombradas entre estos grandes hombres?

¿Qué tan inusual fueron que sobresalen entre tantas otras mujeres citadas en la Bíblia?

¿Por qué Dios las escoge y las usa como modelos para nosotras?

Demos un vistazo a la vida de SARA y de RAHAB, y quizás podremos aprender algo  para sobresalir y hacer una marca con nuestras vidas, que sirva de ejemplo para las que han de venir detrás de nosotras…

SARA

En Génesis 12 , Dios bendice a Abram y Sara y les da una Promesa : “ Vete y te haré una gran nación”. Sara creyó a esa promesa y dejó las comodidades que allí tenía, a una aventura desconocida basada en una promesa que podía sonar como una locura. Permaneció junto a su esposo hasta que la muerte los separó, en las buenas y las malas, un ejemplo para nosotras que vivimos en una sociedad donde los matrimonios no duran y las parejas buscan una salida de los problemas que toda pareja tiene, cuando para Dios “el divorcio no es una opción”.

Una esposa Modelo

En I Pedro 3:5 aprendemos de Sarah a confiar en Dios y someternos a nuestros esposos, dice este pasaje que ella lo llamaba Señor (simbolizaba el respeto que le tenía) y que no tenía miedo al hacerlo, Sarah obedeció aunque El no era perfecto… El se equivocaba como humano que era, pero aun así la voluntad del Señor para Sara era que fuera obediente, porque los errores que comete tu pareja, no te dan luz verde de obviar los mandamientos de Dios. Tanto Abram como Sarah cometieron sus errores, pero Dios en su misericordia, fue fiel a la promesa que les había hecho.

Una mujer que creyó a Dios

En Hebreos 11:11 dice, “porque Sara siendo estéril recibió fuerza para concebir y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido” Podemos aprender de este pasaje que Dios no hace promesas que no puede cumplir, y que no hay nada imposible para Dios (Génesis 18:14). A pesar de que en lo natural el tiempo de Sarah de concebir había pasado, aprendemos que el tiempo de Dios, no es de acuerdo a nuestra idea. Sarah , queda plasmada en la historia y en la palabra de Dios, como madre espiritual y madre de multitudes, una mujer ejemplar que creyó a pesar de todo obstáculo , de quien podemos aprender, que aunque como humanos podemos fallarle a Dios El es fiel a las promesas que nos hace.

Palabras anteriores de la Sabiduría