Sus sueños son más altos que los nuestros

Génesis 37:1-11. Soñar es la primera señal de que somos redimidos, Dios quiere que soñemos con prosperidad, con bendición, con esas cosas que anhelamos y que no nos atrevemos a compartir, pues si tenemos la capacidad de soñarlo Dios nos lo puede dar, El le dijo a Abraham, hasta donde ven tus ojos hasta ahí te daré.

El sueño que relata la Génesis 37 ha sido llamado erróneamente el sueño de José, pero realmente este sueño era de Dios, no era un simple un deseo del muchacho, Dios le estaba revelando su deseo de levantarlo para preservación de Su pueblo.

De igual manera Dios tienen sueños para cada uno de nosotros, Jeremías 29: 11 dice que los pensamientos de Dios hacia los sus hijos son de bien y no de mal, para darnos el fin que operamos. Hay sueños que se generan en nosotros, pero otros mas altos parten del corazón de Dios.

Todo lo que es hoy Segadores de Vida fue un sueño que Dios puso en mi corazón cuando yo tenia 15 años de edad; y es que El tiene un plan para cada hijo suyo y quiere revelarlo a su corazón.

La diferencia entre un sueño nuestro y un sueño de Dios es que lo que El tiene siempre será mas grande de lo que podemos asimilar, será sobrenatural y debemos aprender a percibirlo con un corazón moldeable, pues un corazón endurecido no acoge el deseo de Dios como suyo, sino que pone sus prioridades por encima de las divinas.

La diferencia entre José y sus hermanos era que José tenía un corazón que quería agradar a Dios y estaba dispuesto a entregarse al propósito de Dios, lo cual se constituye en un reto para el hombre, ya que el plan de Dios siempre estará ligado a algo mucho mayor que una simple bendición personal.

Por eso dice la Palabra que busquemos primero el reino de Dios y Su justicia y todo lo demás será añadido, pues a veces ese sueño será algo opuesto a lo que estamos viendo con los ojos carnales. Dios le decía a José en sueños que sus hermanos lo honrarían cuando realmente en el momento lo querían matar, así Dios te dice hoy que a pesar de la realidad que estas viviendo va a prosperarte y bendecirte grandemente.

Cuando el sueño que tienes es tan grande que no lo puedes asimilar comienza a darle gloria a El, porque Dios está detrás de ello y ha de cumplirse tarde o temprano; será mas fácil la materialización del mismo si te entregas en cuerpo y alma Su voluntad.